Investigación e innovación

En 1874, el Presidente de los Estados Unidos, Rutherford Hayes, se preguntó quién podría querer usar un teléfono. El inventor Lee de Forest dijo que la televisión era técnicamente posible, pero « comercialmente y financieramente impracticable ». Edison  afirmó que « nadie va a utilizar el aire acondicionado”. Más recientemente, en la cima de su poder, la compañía Kodak empleo a más de 140.000 personas y un valor de capital  de 28 de millones de dólares. Kodak inventó la primera cámara digital. Pero hoy en día, Kodak está en quiebra y la nueva cara de la fotografía digital se ha convertido en Instagram. Instagram fue vendida a Facebook por mil millones de dólares en 2012, la empresa contaba con trece personas.

Hoy, la  Innovación y las nuevas tecnologías ya no están bajo  del dominio exclusivo de las start-up. La mejor respuesta es, probablemente, la experimentada por los grandes grupos, la apuesta por la innovación participativa, la innovación abierta, la innovación intensiva. Los grupos de las empresas se unen a los laboratorios de investigación y universidades. En última instancia, la innovación es una cuestión de personalidad e impertinencia y cada vez más de inteligencia colectiva.

¿Cuál es la  relación entre « objetos conectados », « realidad aumentada », « ciudades inteligentes”; entendiendo por innovación tecnológica el desarrollo/ comercialización de un producto con un rendimiento mejorado para proporcionar servicios nuevos o mejorados de manera objetiva?

¿Qué consecuencias provocan los cambios en forma separada o simultánea de  materiales, recursos humanos y métodos de trabajo? ¿Debemos soportarlos?

Cuestionar  la innovación es cuestionar una manera de vivir juntos, mientras que se rompe con  los  códigos  que  desarrollan más agilidad dentro de la organización.

Un motor de la innovación es capaz de reunir a personas de diferentes orígenes interesados en el mismo proyecto. Es poco realista imaginar que un científico elemental  pueda pasar a la investigación aplicada de forma repentina, diseñando y creando su propio negocio. Sin duda  parece más interesante, la construcción de alianzas entre universidades, empresas, investigadores de los ecosistemas digitales, ya que existen este tipo de entornos en  la ingeniería (sociedad industrial) y en  los negocios (servicios de las compañías).

Dicho hábitat puede disfrutar de los distintos sistemas de inteligencia colectiva puestos a disposición de los diversos proyectos abiertos de « ciencia ciudadana ».

Es este el significado de nuestro plan de estudios dedicado a la innovación.

“Esta importante sección relacionada con la cultura tecnológica está actualmente en desarrollo.

Albergará toda la información concerniente que vamos a generar en los próximos meses sobre la investigación, la innovación, los programas de televisión, el cine, la crítica, la teoría. Nueva tecnologías, nuevas imágenes y ciencia.”